Maguida Rivera - Las Adventuras de Rellie yTory
Maguida Rivera - Home of the  Adventures of Rellie & Tory, the Baby Dinosaur

A good book is like a good friend.

Las Aventuras de Rellie &Tory,
El Bebé Dinosario

El Encuentro


The Adventures of Rellie & Tory, the Baby Dinosaur
Spanish version included in the book.

By Maguida Rivera


Fragmento corto del primer capítulo:
"...Como de costumbre, Rellie no ponía atención a los detalles, y se fue demasiado lejos del campamento. —Aquí, este parece ser un lugar bueno. ¡Sherlock vamos a empezar a excavar!
    
Sherlock le dio la espalda a Rellie, que era una señal que claramente decía que no. Él no iba a excavar en busca de algunos huesos viejos en el sol caliente, especialmente si no le permitían morder los huesos. —Que locos son estos humanos. ¡Imagínate! Buscando huesos viejos bajo este sol ardiente! ¿Quién necesita esos huesos viejos, que seguramente tienen un sabor desagradable?  Definitivamente, me voy a tomar un descanso aquí y mantendré el ojo bien abierto sobre Rellie—razonaba el disgustado Sherlock sin hacer caso del mandato de su ama.
   
¡Ay bendito!—suspiró Rellie. —He estado excavando durante toda la mañana y todavía no he encontrado un hueso. Pero no me doy por vencida hasta que me encuentre por lo menos un hueso. En este momento, me hubiera gustado haber ido en esas vacaciones del Caribe, que habría sido mejor que este lugar seco, caliente y aburrido. 
   
Rellie siguió excavando y excavando bajo el sol caliente. Para su sorpresa, chocó con algo duro. 
    
—¡Tal vez es un hueso! ¡Es un hueso, encontré un hueso!—gritó Rellie, con entusiasmo a Sherlock mientras seguía excavando más y más rápido. 
   
Sherlock, al contrario, le halaba la camiseta para sacarla del sol, pero Rellie no le hizo caso y siguió excavando. De repente, sobresaliendo de la tierra había parte de un hueso bastante grande.
   
—¡Wow!—exclamó Rellie. —Esto parece ser un hueso viejo. Tal vez es un fósil de un dinosaurio. 
    
Con mucho cuidado, ella empezó a excavar alrededor del enorme hueso. Al inclinarse hacia abajo para ver más de cerca, tocó el fósil y de momento… ¡puf! Rellie se sorprendió al encontrarse a si misma nariz a nariz, con la cara de un dinosaurio pecoso. Y segundos más tarde … ¡puf! El rostro del dinosaurio desapareció..."








You need Flash Player in order to view this.



Website Builder provided by  Vistaprint